Pensamiento crítico: desmontando argumentos falaces

El pensamiento crítico
consiste en analizar y evaluar la consistencia de los razonamientos, en especial aquellas afirmaciones que la sociedad acepta como verdaderas en el contexto de la vida cotidiana.

Dicha evaluación puede realizarse a través de la observación, la experiencia, el razonamiento o el método científico. El pensamiento crítico exige claridad, precisión, equidad y evidencias, ya que intenta evitar las impresiones particulares. En este sentido, se encuentra relacionado con el escepticismo y la detección de falacias.

falacia. Del lat. fallacia. (DRAE)

  1. f. Engaño, fraude o mentira con que se intenta dañar a alguien.
  2. f. Hábito de emplear falsedades en daño ajeno.

Algunas falacias se cometen intencionadamente para persuadir o manipular a los demás, mientras que otras se cometen sin intención debido a descuidos o a ignorancia.

Más información

Conocimiento, Verdad y Cultura

Nada mejor para comenzar el blog (“máthema”, etimológicamente “conocimiento”) que con este primer artículo. Desde el conocimiento intuitivo (doxa) más primario del hombre (percepción de la realidad circundante, incorporación de experiencias, etc.) hasta la necesidad imperiosa de  los antiguos pensadores por alcanzar el “episteme” (etimológicamente también “conocimiento” aunque más reflexivo y riguroso, sinónimo de un saber cierto y absoluto), la humanidad se cierne entre el filo de la insaciable curiosidad y el placer cuando comprendemos algo, y la cómoda y conservadora posición del que prefiere mantenerse en la ignorancia.  Parte de la humanidad, o al menos el “pensamiento humanista”,  se ha decantado por el placer del entendimiento, y nos hemos convertido en “monos adictos al conocimiento”. Desde que decidimos seguir ese camino nos hemos visto involucrados en una auténtica “teoría de la conspiración”: lo conocido y lo desconocido, lo comprobable y lo imposible de comprobar.

Más información